Artículos

Disciplinas libertadoras


Edificando mi casa / Continuación

... podríamos gozar de una armonía hermosa dentro de las debilidades humanas en cualquier hogar cristiano. La Palabra nos enseña que nuestros hijos rodearán nuestras mesas si tememos al Señor y seguimos sus caminos. El Salmo 128:3 dice: «Tu esposa será como una vid fructífera, floreciente en el hogar. Tus hijos serán como vigorosos retoños de olivo alrededor de tu mesa» (NTV). El árbol de olivo es hermoso por lo que representa, habla de vida, fruto y suavidad, ¡Qué hermoso es el hogar donde los hijos, con armonía, rodean la mesa!

Cuando nuestros cuatro hijos todavía estaban en casa, cada noche procuramos sentarnos a la mesa para cenar juntos. Que hermoso es ver a los hijos alrededor de la mesa; es cierto a veces se peleaban, otras veces guardaban silencio, a veces después de comer se quedaban charlando por largo rato, otras veces se apresuraban y se marchaban de la mesa. Pero allí estaban todos. ¡Qué bendición cuando hay armonía, cuando los hijos rodean la mesa! El siguiente versículo en Salmo 128 dice: «Esa es la bendición del Señor para los que le temen» (Salmo 128:4 NTV).

El Señor es el experto en construcción de una casa: «Si el Señor no construye la casa, el trabajo de los constructores es una pérdida de tiempo» (Salmo 127:1 NTV, ver 1 Corintios 3:10).
En la casa que el Señor edifica habrá reposo, descanso y buen sueño. Los hijos son un regalo del Señor (Salmo 127:3-5). Entonces, uno puede tener hijos con un sentido de confianza y seguridad, además usted será feliz y le irá bien, su mujer será fructífera y atractiva como un árbol frutal y sus hijos rodearán su mesa. Pero hay una condición, la bendición es para la persona que teme a Dios y sigue sus caminos. ¿Usted teme a Dios? ¿Sigue los caminos de Dios? ¿Ha tenido temor de Dios en sus actividades comerciales, en el vecindario, en la iglesia? Antes de quejarse de su familia, pregúntese ¿he caminado con Dios como corresponde? Si ha provocado divisiones no se sorprenda si hay rebelión en su ...

Continuar leyendo