Artículos

El consejero bíblico


El Consejero Bíblico se publica quincenalmente y es enviado por correo electrónico a miles de personas alrededor del mundo. Si usted desea ser uno de ellos, por favor complete el formulario que se encuentra a continuación y gustosamente, y en forma gratuita, le enviaremos estos materiales cada dos semanas.

Damos permiso general para usar y/o publicar los artículos con tal que mencione lo siguiente: "Tomado del Consejero Bíblico http://www.luispalau.net, usado con permiso."

Nuestra oración es que el "Consejero Bíblico" sea de bendición para usted, su familia y su iglesia.

Incluimos en este espacio un escrito para que usted comprueba la bendición de recibir estas notas cada dos semanas.


Artículo del día

La Predicación es...

por Luis Palau

Estoy convencido de que el llamado de Dios a la predicación es uno de los más honrosos cargos que un cristiano pueda recibir. Es un llamado divino pues en algún momento prácticamente hemos oído una voz del cielo diciendo: «Quiero que prediques el evangelio». Es como una presión interior, una compulsión, a la vez que un deseo, un sueño.
Es recomendable que antes de seguir con este tema el lector lea y medite en los siguientes pasajes bíblicos que proveen el fundamento para una comprensión más integral de la perspectiva escritural que presentaremos: Jeremías 1:4-10; 1 Corintios 1:17-25; 2:1-12; Gálatas 1:15-16; 2:7.

A. PREDICACIÓN ES PROCLAMACIÓN.
Proclamar es anunciar en alta voz una cosa para que se haga notoria a todos (Jonás 3:2). Es una presentación dinámica (Salmos 96:3; Isaías 61:1-2; Jeremías 7:2). El heraldo, por ejemplo, proclama en alta voz: «Les anunciamos lo que nosotros mismos hemos visto y oído [...] Éste es el mensaje que hemos oído de Jesús y ahora les declaramos a ustedes» (1 Juan 1:3,5 y ver Hechos 8:4). El apóstol Pablo se consideraba sólo un mensajero de Dios (1 Corintios 15:1-4). Nuestra meta es presentar la verdad como lo hacía Pablo. La obra posterior es de Dios.

1. ...

Continuar leyendo