Artículos

El consejero bíblico


La Radio: Evangelismo sin barreras / Continuación

... y era necesario aceptar a Jesucristo en mi corazón para recibir el perdón de mis pecados. Por lo que acudí a una iglesia aceptando a Jesucristo como mi Salvador. Hermano, sus programas han sido una bendición a mi vida porque a través de ustedes alabo a Jesús con todo mi corazón".

Pero junto con las oportunidades también llega la obligación de compartir un mensaje claro, conciso, oportuno y con excelencia que apela al inconverso. Queda excluido, por lo tanto, presentar el mismo mensaje que compartimos el domingo por la mañana en nuestra iglesia. Grabar el servicio dominical y transmitirlo por la radio es útil para aquellos que no han podido asistir a la iglesia por razones de enfermedad u otro motivo, pero no tiene mucho atractivo para el mundo secular. Es posible que alcancemos algunos si usamos este tipo de programación, pero si lo planeamos bien podemos llegar a muchísimos más (Ro. 15:20).

La radio es un medio de comunicación muy útil y único. Para la iglesia que desea emplear este excelente medio de comunicación para alcanzar a los perdidos, ofrecemos 7 sugerencias.

Afinar la puntería. Es prácticamente imposible alcanzar a toda la población con un solo estilo de mensaje. Los jóvenes tienen ciertos gustos, los mayores otros, las mujeres y los hombres, los niños y las niñas. Para apuntar a los jóvenes debemos tener material, mensajes, música, comentarios, entrevistas, información dirigida específicamente a este grupo de la comunidad. Si en cambio nuestra intención es ministrar a las mujeres mientras hacen sus labores en casa, entonces busquemos el material que puede ser atractivo para ellas. Pienso en un programa que hicimos en Radio Trans Mundial desde la isla de Bonaire que llamado Pedrito el pulpo, por su puesto dirigido a los niños. Pedrito hacía travesuras y en cada programa los niños aprendieron principios para sacar al pobre Pedrito de sus apuros. Para asegurar el éxito los programadores tenían que observar a los niños, entrar en su mundo, usar su lenguaje y luego presentar a Cristo de una manera entendible para ellos.

Agrupar el personal. Una vez que hemos tomado la decisión de la audiencia que queremos alcanzar busquemos al personal que nos puede ayudar presentar el programa. El talento que necesitamos puede estar muy cerca y debemos ser sabios en utilizar a quienes mejor comunican el mensaje a sus pares. La competencia por la atención de la gente es muy grande. Esas personas tienen ...

Continuar leyendo