Artículos

El consejero bíblico


Pídale a su padre que está en los cielos / Continuación

... maravillosa.

La Tragedia de la Falta de Oración

Una de las grandes tragedias que hay en la iglesia es actualmente la poca inclinación que tenemos a la oración. Se nos ha extendido la invitación más grandiosa del mundo, e incomprensiblemente y habitualmente nos inclinamos por otras cosas. Es como si Dios nos enviara una invitación al más grande banquete que jamás ha habido, y le dijéramos: ?Acabo de comprar un terreno y tengo que ir a verlo?, o ?Acabo de comprar cinco yuntas de bueyes, y voy a probarlas?, o ?Acabo de casarme y no puedo ir? (Lucas 14:18?20).

Una Renovada Inclinación hacia la Oración

Oro para que Dios pueda usar este mensaje, estas palabras de Jesús en Mateo 7, y otras influencias en su vida, a fin de que en usted se despierte una renovada y apremiante inclinación hacia la oración en 2007. Espero que después de haber meditado en este texto, usted le pregunte a Dios qué debe hacer.

Primero, consideraremos los ocho incentivos para orar que hay en Mateo 7:7?11. Segundo, trataremos de contestar las preguntas sobre cómo hemos de entender las promesas de recibir lo que pedimos, y de encontrar lo que buscamos, y de que la puerta se abrirá cuando llamamos.

Ocho Incentivos de Jesús en cuanto a la Oración

Seis de los incentivos que hay en este texto son explícitos, y dos son implícitos. Me parece muy claro que el propósito principal de Jesús en estos versículos es animarnos y motivarnos a orar. Él quiere que oremos. ¿Cómo nos incentiva el Señor?

1. Nos Invita a Orar

Tres veces nos invita a orar. Pero si prestamos atención, quizás entenderemos que nos manda tres veces a orar para pedirle lo que necesitamos. Lo que nos llama la atención es la cantidad de veces que nos invita. Versículos 7?8: ?Pidan, y se les dará; busquen, y encontrarán; llamen, y se les abrirá?. La repetición significa: ?Quiero decir esto. Quiero que hagas esto. Pídele a tu Padre lo que necesitas. Busca a tu Padre por la ayuda que necesitas. Llama a la puerta de la casa de tu Padre para que la abra y te dé lo que necesitas. Pide, busca, llama. Te invito tres veces porque realmente quiero que te goces en la ayuda de tu Padre?.

2. Si Oramos Jesús pone a Nuestra Disposición Siete Promesas

Aún mejor y más asombroso que las tres invitaciones son las siete promesas. Versículos 7?8: ?Pidan, y se les dará; busquen, y encontrarán; llamen, y se les abrirá. Porque todo el que pide, recibe; ...

Continuar leyendo