Artículos

El consejero bíblico


Pídale a su padre que está en los cielos

por John Piper


Mateo 7:7?11, NVI:


?Pidan, y se les dará; busquen, y encontrarán; llamen, y se les abrirá.
Porque todo el que pide, recibe; el que busca, encuentra; y al que llama, se le abre.
¿Quién de ustedes, si su hijo le pide pan, le da una piedra?
¿O si le pide un pescado, le da una serpiente?
Pues si ustedes, aun siendo malos, saben dar cosas buenas a sus hijos,
¡cuánto más su Padre que está en el cielo dará cosas buenas a los que le pidan!?

Cuando uno se detiene a considerar que Dios es infinitamente fuerte y puede hacer todo lo que le agrada, y que es infinitamente justo de manera que solamente hace lo que es justo, y que es infinitamente bueno de manera que sólo hace lo que es perfectamente bueno, y que es infinitamente sabio de manera que siempre sabe perfectamente lo que es justo y bueno, y que es infinitamente amoroso de manera que en toda su fuerza y su justicia y su bondad y sabiduría elevan el eterno gozo de sus amados tan alto como puede ser elevado? cuando uno se detiene a considerar todo esto, entonces la invitación espléndida de este Dios para que le pidamos cosas buenas, con la promesa de que él las concederá, se convierte en una invitación inimaginablemente maravillosa.

La Tragedia de la Falta de Oración

Una de las grandes tragedias que hay en la iglesia es actualmente la poca inclinación que tenemos a la oración. Se nos ha extendido la invitación más grandiosa del mundo, e incomprensiblemente y habitualmente nos inclinamos por otras cosas. Es como si Dios nos enviara una invitación al más grande banquete que jamás ha habido, y le dijéramos: ?Acabo de comprar un terreno y tengo que ir a verlo?, o ?Acabo de comprar cinco yuntas de bueyes, y voy a probarlas?, o ?Acabo de casarme y no puedo ir? (Lucas 14:18?20).

Una Renovada Inclinación hacia la Oración

Oro para que Dios pueda usar este mensaje, estas palabras de Jesús en Mateo 7, y otras influencias en su vida, a fin de que en usted se despierte una renovada y apremiante inclinación hacia la oración en 2007. Espero que después de haber meditado en este texto, usted le pregunte a Dios qué debe hacer.

Primero, consideraremos los ocho incentivos para orar que hay en Mateo 7:7?11. Segundo, trataremos de contestar las preguntas sobre cómo hemos de entender las promesas de recibir lo que pedimos, y de encontrar lo que buscamos, y de que la puerta se abrirá cuando llamamos.

Ocho ...

Continuar leyendo